Imagen de TeresaNací en los 80, en plena batalla entre VHS y Betamax. No sé muy bien si fue esto, pero desde bien pequeña me interesó mucho el mundo audiovisual. La radio, la televisión, la irrupción de las cadenas privadas, ya en los 90 (aunque en aquel momento no era consciente de ello), de una u otra manera marcaron mi infancia. 

Cuando llegó el momento de escoger mis estudios universitarios, tuve la oportunidad de estudiar lo que más me gustaba: Comunicación Audiovisual. Esto suponía un traslado de ciudad, siendo Salamanca mi destino. Un cambio muy positivo. A orillas del Tormes no solo recibí formación universitaria, sino también pude vivir experiencias diferentes e inspiradoras.

Después de terminar la universidad, decidí pasar un tiempo en el extranjero. Por ello aproveché el programa de Voluntariado Europeo y pasé un año en Suecia. Allí colaboré una asociación, NätverketSIP, realizando labores de grabación de edición de vídeo, diseño gráfico principalmente, aunque también colaboré en diferentes proyectos con personas discapacitadas y eventos de promoción de los proyectos europeos. Alli también conviví con compañeros de diferentes países, pudiendo conocer mejor sus culturas, además de del país que nos acogía.

Durante ese año, además, pude disfrutar de otras de mis pasiones: los idiomas. La comunicación con todos los miembros de la asociación y con el resto de voluntarios europeos era en inglés, por lo que pude practicar este idioma durante toda mi estancia. Pero además, como parte del programa, recibí formación en el idioma del país, en este caso, el sueco.

Y es que los idiomas, como digo, son una de mis grandes aficiones. Me encanta hablar inglés y lo practico siempre que puedo, y además, en la actualidad, estoy cursando primero de intermedio de alemán.